Algo más sobre Babucha

Mi madre un domingo de exámenes

¡Hola a todos!

Os voy a contar cómo es mi madre en un domingo en exámenes.

No sé a vosotros, pero a mi los exámenes me generan muchísimo estrés y hay veces que me cuesta hasta dormir. Por eso, agradezco mucho tener cerca a mi madre que me da siempre consejos para que no deje de cuidarme y me mima ella para que saque el máximo partido al tiempo de estudio, pero aprenda a descansar.

Lo más importante cuando uno tiene exámenes es el desayuno. Yo siempre me levanto llena de energía, pero es mi madre la que se encarga de recordarme lo importante que es desayunar bien antes de ponerme a estudiar. Me recomienda mucho el plátano porque es uno de los alimentos con más potasio a nuestra disposición, así como también ofrece vitaminas del complejo B, magnesio, vitamina A y carotenos. Por ello, es un alimento muy apropiado para el funcionamiento del sistema nervioso y muscular (los estudios). Otras veces, prepara jugo verde que oxigena el organismo y activa la circulación sanguínea. Es muy rico en vitaminas A y C, minerales (potasio entre otros) y antioxidantes que fortalecen el sistema inmune además de contener fibra, por lo que es mejor que siete cafés porque te llenan de energía.

Además, durante el día es muy bueno tomarse pequeños platitos de frutos secos. Mi madre es muy creativa y siempre es capaz de variar. A veces me los tomo en un yogur, otras veces los anacardos en kale chips que me encantan ¡o haciendo trampa con un bizcocho con pasas!

Otra cosa que hace, siempre que tiene tiempo, es que se viene conmigo de paseo para airearnos. Vivimos muy cerca de un estupendo parque donde disfrutamos de largas caminatas improvisando nuevos caminos e incluso perdiéndonos. En ellas, muchas veces me pongo a hablar sin parar y le cuento mis temas favoritos del examen y, aunque sé que cuando empiezo con los términos jurídicos, se evade pensando en la naturaleza maravillosa que nos rodea y no me hace ni caso, sé que otras veces me escucha. De vez en cuando me hace parar y respirar hondo, y esos momentos son los que más me ayudan a relajarme y poder volver a ponerme a estudiar cuando llego a casa.

Mi madre es una estupenda profesional y, como buena Doctora incansable, nos inculca todo eso a los que convivimos con ella. ¡No dejamos de aprender! Muchas veces cuando mis amigas me preguntan, les remito a mi madre, ya que sabe tanto que muchas veces no recuerdo todo lo que me ha contado.

Es una mujer imparable, pero no tiene miedo de mostrarse vulnerable. Eso es lo que más me gusta de ella porque me cuida y me enseña a cuidar. Y tenemos una relación muy especial y llena llenita de ecomimos.

Luchy y Marta Guzmán

¡Que tengáis un feliz día y os ecomiméis mucho!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *