ALGUNOS CONSEJOS PARA LAS COMIDAS NAVIDEÑAS

Las fiestas de Navidad se acostumbran a celebrar alrededor de la mesa con comidas y cenas que incluyen un montón de manjares deliciosos, irresistibles y típicos de las fechas navideñas. Nos gusta compartir y lucirnos, no solo afinando nuestra voz en los villancicos, sino con preparaciones culinarias especiales. Es el momento en que toda la familia reunida comparte alimentos más lujosos de lo habitual para proporcionar un ambiente festivo y especial.

En estas fiestas es normal que cometamos algunos excesos; sin embargo, no podemos olvidar que una alimentación equilibrada debe ser siempre la base de nuestra dieta diaria y mantenernos saludables. Precisamente porque se trata de un periodo en el que aumenta el consumo de alimentos ricos en azúcares y grasas, es importante que recordemos la moderación a la hora de planificar las tradicionales comidas navideñas. Debemos seguir ecomimándonos, mientras disfrutamos de los momentos especiales.

Y este año, te lo voy a poner más fácil con estas ideas para que tengas en cuenta en estas fechas.

  1. Elabora un calendario de fiestas navideñas

Creemos que sólo nos pasamos y cometemos excesos en dos días en Navidad y no es cierto ya que tenemos la oferta de dulces, polvorones, turrones, y otras delicias desde un mes antes hasta un mes después de Nochebuena. La mayoría de nosotros hacemos una dieta muy desequilibrada y con raciones abundantes durante 2-3 meses.

Os propongo elaborar un calendario de diciembre a enero con las comidas de navidad, reuniones con amigos, cenas de empresa, días festivos… nos puede ser de gran utilidad. Os recomiendo que os centréis en todos los días que tengas comidas especiales y que marquéis las 2-4 comidas en las que os vais a exceder un poco más.

No olvides tus necesidades y objetivos: dieta baja en sal, en gluten o mantener tu peso saludable. Tenlos en cuenta para elegir bien los días en los que vas a “excederte un poco” y cuídate el resto de los días siguiendo con una dieta saludable rica en verduras y pocas grasas saturadas.

  1. Llega a las celebraciones con el estómago lleno

Es un error dejar de comer para llegar a la celebración (cena o comida) con hambre para compensarlo. No debemos saltarnos ninguna comida y procuremos que sean verdes y equilibradas para no caer en nuestra propia en trampa de comer por necesidad o hambre y darnos un atracón por habernos saltado una comida con anterioridad.

  1. Planifica el menú con antelación. No te excedas

Si cocinamos nosotros, planificar el menú con antelación es una ventaja. Elabora un menú sano y rico, haz una lista de la compra y selecciona los ingredientes justos para que no tengas comida sobrante en casa durante días o, incluso, semanas. Si nos ocupamos nosotros de las comidas navideñas, podremos ofrecer opciones más saludables y ligeras y ecomimar a toda nuestra familia.

Una buena idea es elaborar un plato, cocines tú o no, para tener una opción sana que puedas ofrecer y compartir con el resto y que les pueda sorprender con ingredientes que quizá no conozcan o utilicen habitualmente.

  1. Verduras, hortalizas y frutas: las protagonistas

Es importante asegurarse de que en las comidas más contundentes siempre haya verdura y/o hortalizas y frutas. Podemos elaborar ensaladas saludables y originales o cremas de verduras, como por ejemplo: crudités de verdura con hummus, tapenade o babaganush, o unos vasitos de crema de calabaza, guisantes o zanahoria con jengibre y de postre un sorbete de frutas casero o unas peras con ciruelas pasas. Nos ayudará a saciarnos y reducir el número total de calorías que vayamos a ingerir.

  1. Utiliza técnicas de cocción saludables

Sabemos que podemos elaborar nuestros platos con técnicas de cocción suaves, al vapor, hervidos cocciones al horno o en papillote para que nuestros menús sean más ligeros. De este modo, no habrá tanta grasa en los platos y facilitaremos la digestión después de las comidas.

  1. Controla el consumo de azúcar

Ya que tenemos nuestro calendario y, aunque sea difícil evitar el azúcar en Navidad, lo que sí podemos hacer es señalar los días y restringir los dulces navideños a los días como Nochebuena, Navidad, fin de año y Reyes. De esta forma evitaremos consumir más cantidad. Podemos buscar otras alternativas más sanas como el chocolate negro y unos dátiles.

  1. Bebe agua

Para hidratarte, siempre es mejor consumir agua y por supuesto, evita las bebidas azucaradas refrescantes. El agua es necesaria para el funcionamiento de nuestros órganos y del organismo en general y nos ayuda a eliminar toxinas. Debemos recordar consumir un litro y medio de agua al día y mantenernos hidratados.

  1. Limita el consumo de alcohol

No es bueno matar la sed con vino o champagne, cava u otra bebida alcohólica. Resérvate para usar estas bebidas para el brindis y tómalas en pequeños sorbitos o pequeñas cantidades durante una conversación.

El alcohol es un tóxico que en su degradación produce acetaldehído que se ha demostrado que daña el ADN. Además, tiene un efecto directo y perjudicial sobre el corazón, puede provocar la hipertensión arterial, miocardiopatía alcohólica, insuficiencia cardíaca congestiva y accidentes cerebrovasculares. El vínculo entre el alcohol y el cáncer también está bien establecido. Si es posible, el consejo es no tomar alcohol o reducir su consumo.

  1. Disfruta de la comida sin prisas

Come despacio, sin prisas y con tranquilidad. Sé consciente mientras comes, disfruta del sabor, de la textura, de los aromas…Ya sabemos que masticar es el primer paso de la digestión, no debemos descuidar este paso y mimar a nuestro estómago. Un buen ejercicio es masticar más de 20 veces cada bocado que además te ayudará a saciarte más rápido.

  1. Realiza ejercicio a diario. Muévete

No descuides tus rutinas y sigue haciendo ejercicio durante la Navidad. Es bueno salir a pasear por lo menos 1 hora al día.

Evita las sobremesas que son muy peligrosas. Una buena idea es salir a pasear con la familia después de una comida copiosa. 

Las sobremesas son los momentos de los bombones, polvorones, mazapanes, turrones….Siempre podemos ofrecer alternativas saludables como frutos secos que no sean fritos ni salados y alguna fruta saludable como la piñas o la papaya. Estas frutas poseen gran actividad enzimática y te ayudan a mejorar las digestiones. Desde Ecomimarse recomendamos no tomar fruta de postre y hacerlo entre horas.

Ofrecer infusiones después de comer como poleo-menta, hinojo, anís o boldo nos ayudarán en la digestión.

  1. Aliméntate de la buena compañía y del calor de la familia, amigos y las personas importantes en tu vida

Pásatelo bien y disfruta del calor de los tuyos y del amor que se respira en estas fechas.

Desde ECOMIMARSE te deseamos unas FELICES FIESTAS y que no dejes de cuidarte y ecomimarte estos días.

Si quieres aprender a cuidarte y cuidar de tu familia te ofrecemos el Programa de Coaching Nutricional de COCINAMOS CONTIGO – Pack de Invierno para alimentarte de forma sana durante esta temporada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *