BENEFICIOS DE LA ALIMENTACIÓN ECOLÓGICA – MÁS DE 10 RAZONES

Top 10 Beneficios de la alimentación ecológica

Ya hemos comentado en otros artículos de mi Blog las características de los alimentos ecológicos, pero, en esta ocasión, me gustaría incidir sobre algunos de los principales beneficios de su consumo.

Son incontables, pero nos vamos a centrar en esta lista de 10 fundamentales, que los resumen con bastante precisión.

  1. Son más saludables
  2. No contienen aditivos sintéticos
  3. No contienen pesticidas
  4. No utilizan organismos genéticamente modificados
  5. La ganadería prescinde del uso de antibióticos
  6. Son sostenibles con el medio ambiente
  7. Garantizan la trazabilidad y certificación (etiquetado).
  8. Son respetuosos con el bienestar animal
  9. Son respetuosos con la naturaleza
  10. Son más sabrosos (¡Y están más ricos!)

Asimismo, quisiera recordaros que la Unión Europea ha aplazado al 1 de enero de 2022 la fecha de aplicación del nuevo Reglamento 2018/848 sobre producción ecológica y etiquetado de los productos ecológicos, inicialmente prevista para el 1 de enero de 2021, según el Reglamento 2020/1693 del Parlamento Europeo y del Consejo por lo que en unos meses algunos aspectos concretos van a estar más regulados y mejor establecidos que en el Reglamento (CE) 834/2007 que está actualmente en vigor.

1. SON SALUDABLES

Los productos ecológicos son más saludables ya que están libres de residuos tóxicos persistentes procedentes de pesticidas, antibióticos, fertilizantes sintéticos, pesticidas, herbicidas entre otros muchos de ellos utilizados en la agricultura convencional para eliminar insectos o plagas y combatir enfermedades. Estos residuos podrían ser dañinos para nuestro organismo a medio o largo plazo.

Los alimentos ecológicos tienen un contenido más elevado de materia seca, son más ricos en vitaminas (vitamina C, en particular) y están más equilibrados en proteínas, oligoelementos y minerales (hierro, magnesio, calcio, etc.).

Un estudio del British Journal of Nutrition dirigido por científicos de la Universidad de Newcastle en el Reino Unido recoge 343 publicaciones que comparan la calidad nutricional y la inocuidad de los alimentos ecológicos y los convencionales, incluyendo frutas, verduras y cereales. Este equipo de estudio aplicó técnicas de meta-análisis sofisticadas para cuantificar las diferencias entre los alimentos orgánicos y no orgánicos.

Así, pudieron analizar que los alimentos ecológicos tienen menores residuos de metales pesados como el mercurio y el plomo. Otros que se estarían evitando son el cadmio (50% menos), nitratos (30% menos) y nitritos (87% menos). Los investigadores también denotaron que los residuos de plaguicidas fueron de tres o cuatro veces más probables en los alimentos convencionales que en los orgánicos, ya que los agricultores orgánicos no están autorizados a aplicar plaguicidas sintéticos tóxicos. Es más, aunque las cosechas de los campos manejados orgánicamente a veces contienen residuos de plaguicidas, los niveles son por lo general de 10 veces a 100 veces menor en los alimentos orgánicos, en comparación con los correspondientes alimentos cultivados convencionalmente.

Además, este estudio demuestra que los alimentos ecológicos tienen hasta un 60% más de antioxidantes clave en comparación con los convencionales.

El contenido de agua en los alimentos frescos por el empleo de abonos nitrogenados, puede variar entre el 5 y 30% más que en los alimentos ecológicos, así un aumento del 15%, implica que cada 7 kg de fruta u hortalizas producidas con agricultura convencional contienen 1 L de agua más que los producidos ecológicamente. También disminuye el contenido de vitamina C. La mayor concentración de minerales en alimentos ecológicos, se pone de manifiesto, por ejemplo, en el contenido en potasio en lechugas romanas ecológicas, donde se ha encontrado aproximadamente un 20% más de este elemento. Respecto a los contenidos de hierro en la judía-grano, las concentraciones de hierro en los granos de judía convencionales son de aproximadamente 6 mg por cada 100 g, mientras que los de producción ecológica son de 7.12 mg. Estos datos ponen de manifiesto que los granos de judía ecológica aportan un 15.7% más de hierro que las convencionales.

Otros datos publicados por Raigón, 2007 indican que los alimentos ecológicos contienen más vitaminas que los alimentos convencionales:

  • El zumo de naranja ecológica contiene un 20% más de vitamina C que el procedente de frutos convencionales.
  • Los frutos cítricos ecológicos son más aromáticos, presentando un 24% más de aceites esenciales.
  • En pimiento ecológico verde se alcanza un 10% más de vitamina C y en rojo un 7% más, frente a los convencionales.
  • Las sustancias antioxidantes están en concentraciones superiores en frutas ecológicas, por ejemplo, en fresas (26%), zarzamora (40%), manzana (15%) y pimiento (17%).
  • Las variedades tradicionales de lechuga han concentrado mayores contenidos minerales que las comerciales.
Los Alimentos Ecológicos son Saludables

En una entrevista al Consejo Regulador de Agricultura Ecológica de Galicia, La Doctora Raigón comenta que “es evidente que existe dificultad que requiere obtener resultados científicos en el plano de la salud. En cualquier caso, el concepto de salud abarca la totalidad y la integridad de los sistemas vivos. No se trata sólo de la ausencia de enfermedad, sino del mantenimiento del bienestar físico, mental, social y ecológico de los individuos y sus ecosistemas. Así mismo, también existen evidencias de la mayor concentración de sustancias de carácter antioxidante en los alimentos de producción orgánica debido a que las prácticas de fertilización y de sanidad vegetal generan más mecanismos de defensa entre la propia planta. El resultado es la síntesis de sustancias beneficiosas para el organismo. En los productos de origen ganadero la presencia de mayor fracción de ácidos grasos mono y poliinsaturados constituye también una de las aportaciones más importantes para la salud”

Quisiera destacar, además, la publicación en plena pandemia del Manual de la nutrición ecológica De la molécula al plato (SEAE, 2020) de la Dra. Raigón., un libro en el que trata sobre el qué, cómo y de dónde comer.

2. NO CONTIENEN ADITIVOS SINTÉTICOS

Lo alimentos ecológicos no contienen aditivos de síntesis. A partir de 1 de enero de 2022 es de aplicación el Reglamento 2018/848 sobre producción ecológica y etiquetado de los productos ecológicos que mantiene la restricción de su uso.

En fecha 18 de diciembre se publicó en el DOUE el Reglamento de ejecución (UE) Nº 2019/2164 que modifica el Reglamento (CE) Nº 889/2008, por el que se establecen disposiciones de aplicación del Reglamento 834/2007 sobre producción y etiquetado de los productos ecológicos. Entre las modificaciones de la normativa, destacamos la publicación de una nueva lista de aditivos autorizados en la producción de alimentos ecológicos transformados (Anexo VIII, sección A).

En definitiva, los alimentos ecológicos contienen menos sustancias artificiales y son mejor asimilados por el organismo sin alterar las funciones metabólicas. La asimilación de los hidratos de carbono biológicos es más fácil al no llevar conservantes. Esto se debe a que maduran antes y el organismo los transforma en azúcares y los aprovecha mucho mejor.

El exceso en la ingesta de algunos aditivos sintéticos puede provocar problemas en la salud tales como insuficiencias cardíacas, osteoporosis, migrañas e hiperactividad.

Por otro lado, diferentes estudios han demostrado que no es imprescindible la incorporación de sustancias de síntesis en el cultivo o producción de alimentos ni en su conservación posterior. No hace falta buscar productos fuera de temporada para colmar las necesidades nutricionales de nuestro organismo.

Alimentos ecológicos - No contienen aditivos sintéticos

3. NO CONTIENEN PESTICIDAS

Centenares de pesticidas químicos son utilizados habitualmente en la agricultura convencional lo que provoca que restos de residuos de pesticidas aparezcan en los alimentos procedentes de esta agricultura que ingerimos diariamente. Diferentes estudios toxicológicos realizados demuestran la relación existente entre los pesticidas y ciertas patologías como el cáncer, las alergias y el asma.

Dr. Nicolás Olea Serrano es Catedrático de Medicina en la Universidad de Granada y Coordinador de Investigación del Hospital Clínico de Granada aporta su conocimiento científico sobre las consecuencias de la ingestión de productos con acción hormonal en nuestra salud. El objetivo de su grupo de investigación es ligar la exposición a compuestos químicos con actividad hormonal y enfermedad. Su grupo de investigación trata de demostrar la exposición inadvertida de la población general a estos compuestos químicos (plásticos, teflón, aluminio y pesticidas en alimentos) y otros factores ambientales de interés, y aplican marcadores de efecto combinado en estudios epidemiológicos de diferente diseño y en muy distintas patologías.

http://cemyelectrosensibilidad.blogspot.com.es/2014/09/dr-nicolas-olea-serrano.html

Por otro lado, se sospecha que los pesticidas y herbicidas podrían tener características de disruptores endocrinos.

Los disruptores endocrinos son productos químicos ambientales que afectan al sistema endocrino humano y de los animales. Estos interfieren en el funcionamiento del sistema hormonal mediante uno de tres mecanismos: suplantando a las hormonas naturales, bloqueando su acción o aumentando o disminuyendo sus niveles.

Además, el uso de pesticidas también es perjudicial para la salud del trabajador agrícola, un problema serio especialmente en países en desarrollo, donde el uso de pesticidas está poco regulado. Indudablemente, la utilización de estas sustancias altera el medio ambiente y conlleva una preocupación adicional de eliminación de residuos en la naturaleza con un coste a adicional.

En el caso de los granos integrales hay que tener especial cuidado puesto que, en la agricultura convencional, al ser tratados con productos sintéticos, las sustancias tóxicas se acumulan más en la superficie, en la envoltura.

Agricultura Ecológica - Sin productos químicos - Sin pesticidas

4. NO CONTIENEN ORGANISMOS GENÉTICAMENTE MODIFICADOS

En la agricultura ecológica no se autorizan los organismos genéticamente modificados (OGM). En el artículo 11 del Reglamento 2018/848 sobre producción ecológica y etiquetado de los productos ecológicos, se excluye el uso de OMG, productos obtenidos a partir de OMG y productos obtenidos mediante OMG, salvo medicamentos veterinarios. En la producción ecológica no podrán utilizarse OMG, productos obtenidos a partir de OMG ni productos obtenidos mediante OMG en alimentos ni en piensos, ni como alimentos, piensos, coadyuvantes tecnológicos, productos fitosanitarios, fertilizantes, acondicionadores del suelo, materiales de reproducción vegetal, microorganismos o animales.

La agricultura con organismos genéticamente modificados conduce hacia la uniformidad genética y con ello hacia una erosión genética, lo que significa una pérdida de variedad, con grandes extensiones de un mismo cultivo.

Los alimentos transgénicos son aquellos que incluyen en su composición algún ingrediente procedente de un organismo al que se le ha incorporado, mediante técnicas genéticas, un gen de otra especie. La ingeniería genética y la biotecnología permiten transferir un gen de un organismo a otro para dotarle de alguna cualidad especial de la que carece.

La agricultura ecológica quiere conservar e impulsar la variedad genética de las especies y tipos, y con ello la riqueza de los paisajes de cultivo.

Agricultura Ecológica - Variedad Genética

Existe una gran controversia respecto a los OGM. De hecho, los efectos de la modificación genética en el medio ambiente y en el organismo se desconocen. Os dejo algunos artículos al respecto.

https://mejorconsalud.as.com/cuales-son-los-peligros-de-los-alimentos-transgenicos/

https://www.researchgate.net/profile/Doris_Toaquiza/publication/350735452_Alimentos_transgenicos_en_la_Salud_Humana_GMO_Foods_in_Human_Health/links/606f1c18a6fdcc5f77905f3e/Alimentos-transgenicos-en-la-Salud-Humana-GMO-Foods-in-Human-Health.pdf

5. NO CONTIENEN ANTIBIÓTICOS NI HORMONAS

El citado Reglamento prohíbe el uso de hormonas ni sustancias similares salvo como tratamiento terapéutico veterinario para un animal en concreto.

En caso de animales enfermos, podrán utilizarse medicamentos veterinarios alopáticos de síntesis, incluidos los antibióticos, bajo condiciones estrictas y cuando sea necesario. Solo se permite cuando el uso de productos fitoterapéuticos, homeopáticos y de otros tipos no resulte apropiado.

Está permitido el uso de medicamentos veterinarios inmunológicos.

Principios básicos de la Ganadería Ecológica

El tratamiento veterinario que se dispensa al ganado, salvo excepciones muy tipificadas, es en muchas ocasiones homeopático; esto significa que los animales se cuidan de forma preventiva, evitando la administración de antibióticos, tranquilizantes u hormonas.

Ganadería Ecológica - Gallinas felices

La ganadería ecológica se basa en la protección de la calidad y seguridad alimentaria renunciando al uso de sustancias químicas de síntesis en la gestión de la explotación, y en el manejo y alimentación de los animales. Así se evita que puedan aparecer como sustancias residuales en los alimentos. Los animales son alimentados con una dieta equilibrada y saludable sin ningún tipo de transgénico ni antibiótico. Todo ello repercute beneficiando la salud de los consumidores de alimentos de origen animal procedentes de este tipo de ganadería.

6. SON SOSTENIBLES CON EL MEDIO AMBIENTE

El medio ambiente es una de las máximas preocupaciones de los productos ecológicos; cuando consumimos alimentos de cultivo ecológico colaboramos en su conservación y evitamos la contaminación de la tierra, el agua y el aire.

La agricultura ecológica es la más respetuosa con la fauna, genera una contaminación más baja de aerosoles, produce menos dióxido de carbono, previene el efecto invernadero, no genera residuos contaminantes y ayuda al ahorro energético y de los gobiernos, ya que en el cultivo y en la elaboración de los productos se aprovecha el máximo de recursos renovables.

Sostenibilidad ambiental

Preserva la biodiversidad, ya que se conservan los hábitats y se contribuye a su protección, favoreciendo el desarrollo de las distintas especies, muchas de ellas hoy en día amenazadas. La agricultura orgánica preserva las semillas para el futuro, impidiendo, la desaparición de algunas variedades de gran valor nutritivo y cultural. Se fomenta el cultivo de variedades vegetales adaptadas a cada zona.

Es un medio de producción agraria y ganadera sostenible, que hace un uso racional de los recursos naturales y no los compromete para generaciones futuras.

7. TRAZABILIDAD Y CERTIFICACIÓN. MÁXIMOS NIVELES DE CALIDAD

Los alimentos ecológicos provienen de la agricultura ecológica, que utiliza un sistema de producción de la máxima fiabilidad pues está sujeto a una trazabilidad desde el campo hasta la mesa mediante el Reglamento 178/2002 y Reglamento 931/2011. Todos los agentes que intervienen en la cadena agroalimentaria están sujetos al control e inspección de las materias primas utilizadas, el proceso de elaboración, el envasado, el etiquetado, etc. mediante las empresas de control y certificación acreditadas.

Además de los controles oficiales que se efectúan a todos los alimentos, los productos ecológicos son objeto de una certificación adicional que garantiza la autenticidad de su origen ecológico. En los alimentos ecológicos la trazabilidad y autenticidad está garantizada. Desde 2021 el Reglamento (UE) 2018/848 sobre producción ecológica y etiquetado de productos ecológicos, en su artículo 30, enuncia los requisitos del etiquetado y en el ANEXO V establece el logotipo de producción ecológica de la Unión Europea y códigos numéricos

Además, se debe indicar el lugar de procedencia de las materias primas del producto y la referencia del organismo de control que lo certifica.

El logotipo ecológico de la UE sobre productos alimenticios garantiza que se respeten las normas de la UE en materia de producción orgánica. Es obligatorio para alimentos preenvasados. En el caso de los alimentos procesados, significa se requiere que al menos el 95% de los ingredientes de origen agrícola son orgánicos. Los supermercados y otros minoristas pueden etiquetar sus productos con el término “orgánico” solo si cumplen estas reglas. Asimismo, la indicación del lugar en que se hayan obtenido las materias primas agrarias de que se compone el producto deberá figurar en el mismo campo visual que el logotipo.

La competencia en materia de control y certificación de la producción ecológica está transferida a las Comunidades Autónomas.

Eurohoja Ecológica

https://ec.europa.eu/info/food-farming-fisheries/farming/organic-farming/organic-production-and-products_es#rulesforthefoodchain

8. SON RESPETUOSOS CON EL BIENESTAR ANIMAL

La Reglamentación contempla medidas específicas para la ganadería ecológica en lo que respecta a la habitabilidad de las granjas con el objetivo de evitar el estrés de los animales y potenciar el crecimiento en semilibertad. Este tipo de ganadería permite que los animales crezcan a su ritmo natural y en unas condiciones de vida adecuadas de espacio y alimentación potenciando el bienestar animal.

Los ganaderos deben cumplir también unas condiciones específicas si desean comercializar sus productos como ecológicos. Esas normas incluyen respetar el bienestar de los animales y alimentarlos de acuerdo con sus necesidades nutricionales y están destinadas a proteger la salud de los animales y el medio ambiente. También contribuyen a reforzar la confianza de los consumidores, ya que garantizan que los animales procedentes de la ganadería ecológica están separados de los no ecológicos.

Cumplimiento de los principios de la producción ecológica

  • Los animales que no se crían de forma ecológica no se pueden introducir en una explotación, salvo con fines de reproducción y solo si se ajustan a normas específicas.
  • Los agricultores tienen que alimentar a sus animales con piensos 100 % ecológicos para poder comercializar sus productos como ecológicos.
  • Los piensos deben obtenerse principalmente en la explotación en la que los animales se crían o de explotaciones de la misma región.
  • Está estrictamente prohibida la clonación de animales o la transferencia de embriones.
  • Están prohibidos los factores de crecimiento y los aminoácidos sintéticos.
  • Los mamíferos en fase de cría deben alimentarse con leche natural, preferiblemente materna.
  • Deben utilizarse métodos naturales de reproducción; sin embargo, se permite la inseminación artificial.
  • Las materias primas vegetales de origen no ecológico, las materias primas de origen animal y mineral, los aditivos para piensos, así como determinados productos que se emplean en nutrición animal o como coadyuvantes tecnológicos, solo pueden emplearse para piensos si han sido autorizados específicamente para ser utilizados en la producción ecológica.
Vacas felices pastando

Bienestar de los animales

  • El personal encargado de los animales debe poseer los conocimientos básicos y las técnicas necesarios en materia de sanidad y bienestar animal.
  • Debe prestarse atención especial a las condiciones de estabulamiento, las prácticas pecuarias y la carga ganadera.
  • El número de animales debe limitarse con objeto de minimizar el sobrepastoreo, la erosión y la contaminación del suelo causada por los animales o el esparcimiento de sus excrementos.
  • Los animales deben tener, siempre que sea posible, acceso a áreas al aire libre o pastizales.
  • El atado o el aislamiento de animales están prohibidos salvo cuando se trate de un animal individual por un período limitado y solo por razones de bienestar, seguridad o veterinarias.

Además, la ganadería ecológica es que potencia las variedades autóctonas, que son las que mejor se han adaptado a las condiciones de la zona. Así se promueve el empleo de razas animales adaptadas a las condiciones de cada zona o región concreta.

9. SON RESPETUOSOS CON LA NATURALEZA. MODELO SOSTENIBLE

La agricultura ecológica favorece la fertilización natural de la tierra y frena la desertificación. Por otro lado, favorece la retención del agua y no contamina los acuíferos. Como ya hemos comentado fomenta la biodiversidad; mantiene los hábitats de los animales silvestres, permitiendo y favoreciendo la vida de numerosas especies; respeta los ciclos naturales de los cultivos, evitando la degradación y contaminación de los ecosistemas.

Agricultura Ecológica - Respetuosos con la Naturaleza

La agricultura ecológica debe basarse fundamentalmente en recursos renovables integrados en sistemas agrícolas locales. Los residuos y los subproductos de origen vegetal y animal deben reciclarse mediante la reposición de nutrientes en la tierra. Por lo tanto, favorece la biodiversidad y el equilibrio ecológico a través de diferentes prácticas: rotaciones, asociaciones, abonos verdes, setos, ganadería extensiva, etc. De esta forma se potencia la fertilidad natural de los suelos y la capacidad productiva del sistema agrario, por ejemplo, reciclando los nutrientes incorporándolos de nuevo al suelo como compost o abonos orgánicos, y utilizando de forma óptima los recursos naturales.

Los alimentos ecológicos potencian el respeto por el equilibrio de la naturaleza contribuyendo a la preservación del ecosistema y al desarrollo rural sostenible. Es un medio de producción agraria y ganadera que garantiza un uso racional de los recursos naturales y no los compromete para generaciones futuras.

10. SON MÁS SABROSOS

Los productos ecológicos, al ser elaborados de forma más artesanal y cuidadosa, recuperan los gustos originales y tienen mejor sabor

Dado que las plantas sólo son regeneradas y fertilizadas orgánicamente, éstas crecen más sanas y se desarrollan de mejor forma, conservando el auténtico aroma, color y sabor. Así se conserva el verdadero gusto de cada ingrediente y se recupera el sabor tradicional de los alimentos.: su auténtico aroma, color y gusto.

Por ello, muchos consumidores prefieren alimentos ecológicos, ya que conservan el verdadero gusto de cada ingrediente y les permite recuperar el sabor tradicional de los alimentos.

Fresas sabrosas - productos ecológicos

Los alimentos mantienen su sabor auténtico y, como han seguido su ciclo natural sin alteraciones, se conservan más tiempo.

Desde Ecomimarse, considero que el consumo de alimentos ecológicos debería ser priorizado en todo caso ya que sus beneficios están más que claros, ya que además de ser más sanos, saludables, no contener aditivos, no contener residuos de pesticidas, herbicidas o productos fitosanitarios, no contener OMG, ni hormonas, son más sostenibles; fomentan un desarrollo rural equilibrado preservando el medio ambiente para nosotros y nuestra descendencia.

“La tierra ama nuestras pisadas, y teme nuestras manos”

Joaquín Araújo

RECOMENDACIONES

  • ARTÍCULO recomendado: Genetically modified foods: A critical review of their promise and problems de Chen Zhang, Robert Wohlhueter, Han Zhang en la Revista Food Science and Human Wellness, Volume 5, Issue 3, September 2016.

El término “organismos genéticamente modificados (OGM)” se ha convertido en un tema controvertido ya que sus beneficios tanto para los productores de alimentos como para los consumidores están acompañados de posibles riesgos biomédicos y efectos secundarios ambientales. Las crecientes preocupaciones del público sobre los OGM, particularmente en forma de alimentos genéticamente modificados (GM), están dirigidas a los problemas de salud de corta y larga duración que pueden resultar de esta biotecnología avanzada. Se están llevando a cabo estudios complejos en todo el mundo de forma independiente para evaluar las ventajas y desventajas de los alimentos transgénicos. En este documento, se intenta resumir el conocimiento actualizado sobre los beneficios y problemas potenciales de los alimentos transgénicos. También se presenta algunos avances tecnológicos recientes en alimentos transgénicos y su impacto en el campo.

https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S2213453016300295

  • ARTÍCULO recomendado: “La producción convencional de alimentos y las repercusiones sobre el medio y la salud”

María Dolores Raigón Jiménez es catedrática de Escuela Universitaria de la Universidad Politécnica de Valencia, Doctora Ingeniera Agrónoma, en la especialidad de Industrias Agrarias, de esa Universidad y Profesora en la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Agronómica y del Medio Natural es experta en agricultura ecológica. Lleva trabajando más de 15 años en temas relacionados con la biodiversidad y la calidad de los alimentos ligada a la tecnología de cultivo en la producción de hortalizas, cítricos y otros frutales de la zona mediterránea. Sus investigaciones han demostrado la relevancia de la producción ecológica en el fomento de la biodiversidad y en la sostenibilidad y su equilibrio con la naturaleza y las sociedades humanas.

http://cadenaser.com/programa/2013/10/07/ser_consumidor/1381133706_004712.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *