¿CUALÉS SON LOS INGREDIENTES QUE CARACTERIZAN A LOS ALIMENTOS FUNCIONALES?

Estos son los principales ingredientes de los alimentos funcionales:

  • Vitaminas y minerales
  • Fibra dietética
  • Ácidos grasos.
  • Fitosteroles
  • Probióticos
  • Prebióticos
  • Sustancias fitoquímicas
  • Enzimas

Vamos a profundizar un poco en cada uno de ellos para saber qué son y conocerlos mejor.

Vitaminas y minerales

Aunque se encuentran de forma natural en los alimentos, estos se pueden utilizar para enriquecer y potenciar su efecto sobre la salud.

Podemos encontrar alimentos fortificados en Vitaminas A, D, E, Ácido fólico.

En cuanto a los minerales y oligoelementos los más utilizados para enriquecer los alimentos son Calcio, Hierro, Yodo. Los alimentos que se suelen potenciar con algunos de estos ingredientes funcionales son los productos lácteos, margarinas y cereales de desayuno.

El Yodo se añade a la sal para mejorar su contenido en este mineral, convirtiendo así a la sal yodada en un alimento funcional. Respecto a este tipo de ingredientes, tenemos también alimentos con un contenido reducido en algunos minerales como el Sodio. Estos alimentos también se consideran funcionales por su efecto sobre la tensión arterial.

Figura 1. Lácteo funcional enriquecido con vitaminas A+D y desnatado. Fuente: https://www.lechepuleva.es/productos/leche-puleva-a-d-desnatada

Los pigmentos vegetales y las vitaminas se encuentran entre las sustancias añadidas más habituales que se incorporan a los alimentos, no solo para mejorar su estado nutricional sino también su coloración, conservación e incluso con fines terapéuticos.

Fibra dietética

Este ingrediente funcional es natural en todos los alimentos de origen vegetal (frutas, verduras, algas, setas, legumbres, cereales integrales y sus derivados, frutos secos).

Existen dos tipos de fibra, la soluble (pectinas, mucílagos, gomas, almidón resistente) y la insoluble (celulosa, hemicelulosa y lignina). La fibra dietética también es un ingrediente añadido a algunos alimentos como los zumos a los que se añade fibra procedente de cereales.

https://www.thepharmajournal.com/archives/2021/vol10issue3S/PartB/S-10-3-3-455.pdf

Figura 2: Frutas y verduras.
Figura 3: Alimentos naturalmente ricos en fibra. Fuente: https://www.vitonica.com/alimentos/top-9-de-alimentos-ricos-en-fibra
Figura 4. Copos tostados de trigo integral enriquecidos con salvado de trigo. Fuente: https://www.kelloggs.es/es_ES/products/all-bran-flakes-product.html

Otros productos posibles son los productos cárnicos. Los productos cárnicos enriquecidos con fibra dietética son comparativamente mejores que los productos cárnicos tradicionales en el aspecto del punto clínico. Aunque el verdadero desafío radica en desarrollo y comercialización eficaces de carnes funcionales productos, todavía se necesita mucha investigación en esta área.

Ácidos grasos (Omega3, 6 y 9)

Estos ácidos grasos esenciales (Omega 3: linolénico, eicosapentaenoico EPA y docosahexaenoico DHA; Omega 6: linoleico y araquidónico; Omega 9: oleico) se pueden encontrar de forma natural en semillas de oleaginosas y sus aceites, pescados grasos, huevos y frutos secos.

También podemos encontrar alimentos funcionales enriquecidos con estos ingredientes como los lácteos (leches enriquecidas y productos lácteos infantiles de iniciación y continuación), huevos y productos cárnicos como el jamón cocido.

Figura 5. Pescado, rico en Omega 3.

En la publicación en la Revista “Food Science and Nutrition” de 2017 se recoge una revisión científica sistemática en la que se recopila información de diferentes estudios que evaluaron la estabilidad oxidativa de nanoemulsiones LCω3PUFA adecuadas para su uso en alimentos funcionales. Las fuentes vegetarianas equivalentes de LCω3PUFA de los aceites de pescado, como los aceites de algas, son prometedoras, ya que generan fuentes directas sin la necesidad de conversión en la vía metabólica humana.

Figura 6. Bebida láctea UHT con ácidos grasos Omega 3 y 6 Vitaminas. Omega 3 añadidos. Fuente: https://www.covap.es/ultimas-noticias/corporativo/nuevo-sabor-en-leche-omega-3-covap/
Figura 7. Bebida láctea UHT a base de leche desnatada con ácidos grasos Omega 3 (EPA y DHA), ácido oleico y 6 vitaminas. Fuente: http://www.blogmarcasblancas.com/2014/03/leche-omega-3-milbona-lidl.html

Fitoesteroles

Son sustancias de origen vegetal con una estructura muy similar al colesterol. Son esteroles (sitosterol, campesterol, estigmasterol) presentes en la fracción grasa no saponificable. Debido a su estructura química similar al colesterol compiten con él en las micelas de sales biliares que se forman para su absorción intestinal.

En el estudio “Plant sterols: factors affecting their efficacy and safety as functional food ingredients” del año 2004 tras analizar varias publicaciones se concluye que los esteroles vegetales adecuadamente solubilizados, libres o en forma de ésteres, en dosis razonables (0,8 a 1,0 g de equivalentes por día), incluidas las fuentes naturales, y como parte de una dieta y estilo de vida saludables, son importantes. componentes dietéticos para reducir el colesterol de lipoproteínas de baja densidad (LDL) y mantener una buena salud cardíaca

Los vegetales más ricos en fitosteroles son las legumbres. Entre los productos funcionales a los que se les añade este ingrediente tenemos las margarinas y los lácteos.

Figura 8. Margarina ligera con esteroles vegetales Fuente: https://www.carrefour.es/supermercado/margarina-ligera-con-esteroles-vegetales-anadidos-luxmar-225-g/R-VC4AECOMM-502458/p

Probióticos

Como ya vimos en un artículo que escribí anteriormente: según la Organización Mundial de la Salud (OMS) el término probiótico se refiere a “microorganismos vivos que, cuando se administran en cantidades adecuadas, confieren un efecto beneficioso para la salud del sujeto que lo recibe”. Estos microorganismos deben llegar y permanecer viables en la cavidad de destino.

Las bacterias y levaduras que producen fermentaciones en alimentos (lácteos, encurtidos o fermentados vegetales, miso), al ser ingeridas pueden contribuir a repoblar y mantener nuestra flora intestinal.

Por tanto, todos los alimentos que contengan bacterias como Lactobacillus, Cocos gram-positivos (Streptococcus, Lactococcus), Bifidobacterium, y/o levaduras como Saccharomyces como ingrediente en sus formulaciones son también alimentos funcionales.

Las propiedades funcionales del yogur se pueden mejorar aún más con la fortificación de minerales y vitaminas o la inclusión de cultivos probióticos.

Figura 9. El yogurt es uno de los probióticos más consumidos.

Prebióticos

En mi artículo mencionado anteriormente ya definimos los prebióticos como compuestos no digeribles, presentes en la dieta, que estimulan el crecimiento o la actividad de los microorganismos autóctonos (los que de forma natural forman parte de nuestro organismo), consiguiendo un beneficio para la salud. Las sustancias mejor estudiadas por su efecto prebiótico son los galactooligosacáridos, fructooligosacáridos, la inulina y la lactulosa que se encuentran de forma natural en las frutas y hortalizas.

Están especialmente en aquellas que contienen carbohidratos complejos, como la fibra y el almidón resistente. Estos carbohidratos no son digeribles por el cuerpo, por lo que pasan a través del sistema digestivo para convertirse en alimento para las bacterias y otros microorganismos.

Los fructo-oligosacáridos (FOS) y galacto-oligosacáridos (GOS), la inulina, la lactulosa y los componentes de la fibra dietética soluble llegan intactas al intestino grueso y son fuente alimentaria para las bacterias de nuestra flora intestinal. Están contenidos en verduras como puerros, cebolla, ajo, alcachofas, espárragos, berenjenas, y en frutas como el plátano o la manzana. Los GOS podemos encontrarlos en legumbres y leche humana.

Por esta razón, estos alimentos tienen una ventaja añadida por el hecho de contener este ingrediente de forma natural.

Figura 10. Alcachofas ricas en prebióticos.

También se añaden a yogures, cereales, leches maternizadas, galletas. Los prebióticos como ingredientes alimentarios funcionales también tienen un impacto en la calidad de los productos alimenticios, debido a sus propiedades texturales y gelificantes. Los prebióticos como aditivos alimentarios pueden ser muy valiosos en la creación de alimentos funcionales destinados a prevenir o posponer muchas enfermedades relacionadas con la dieta.

Los alimentos funcionales que contienen un ingrediente probiótico y un ingrediente prebiótico se denominan simbióticos. Suelen ser productos lácteos.

Figura 11. Leche fermentada simbiótica. Fuente: https://www.priegola.com/inicio/priegola-simbiotic-drink/

Sustancias fitoquímicas

Son compuestos químicos que forman parte de los vegetales, los cuales los sintetizan para su defensa contra bacterias y otros organismos o para su protección contra la oxidación celular. También les proporcionan aroma y color. Los terpenos, tioles y fenoles, están contenidos de forma natural en los alimentos vegetales. Los terpenos se encuentran en los aceites y pigmentos extraídos de vegetales (geraniol, limoneno, caroteno, licopeno, astaxantina) y en las vitaminas A, E y K contenidas en frutas y verduras. Los tioles los encontramos en las crucíferas (brócoli, coliflor, repollo). Los fenoles son un grupo con varios tipos de compuestos al cual pertenecen las isoflavonas (soja), flavonas (apio: apigenina), flavonoles (quercetina en vino, té, cacao), estilbenos (uva: resveratrol), antocianinas (uva negra, moras, remolacha, arándanos) y lignanos (legumbres, semillas de lino).

Figura 12. Aceite de oliva virgen extra con licopeno. Fuente: https://www.vianoleo.com/producto/io-antioxidante-natural-aceite-de-oliva-virgen-extra-con-licopeno/

Enzimas

La adición de enzimas como la lactasa a los productos lácteos permite que estos sean consumidos por personas con intolerancia a la lactosa en algún grado. Esta intolerancia puede ser congénita o adquirida, la cual se va acentuando con la edad. La adición de lactasa permite que la lactosa contenida de forma natural en los lácteos se descomponga en glucosa y galactosa, por lo que la digestión de estos alimentos no produce trastornos a las personas afectadas.

  • ¿Queréis que hablemos un poco más sobre los beneficios de estos alimentos funcionales?
  • ¿Te gustaría aprender más sobre los efectos de alimentos funcionales que existen en el mercado?
  • ¿Quieres saber si los necesitas?

En el siguiente artículo finalizaremos con los beneficios saludables de los alimentos funcionales. ¡No te lo pierdas!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *