NO HAGAS DIETAS Y MÁS DIETAS Y CENTRATE EN UNA ALIMENTACIÓN SALUDABLE ADAPTADA A TUS NECESIDADES

Ya tenemos la primavera cerca y vuelve la fiebre de querer estar atractivos y esbeltos de cara al verano y hay quien piensa que sólo podrá alcanzarlo con una dieta.

Nunca hablo de dietas porque no creo en ellas. A no ser que se tenga una dolencia o enfermedad específica, no me gusta establecer una dieta estricta ni pautarla a nadie.

No creo en que sea saludable estar sometido a una restricción continuada, estar pendiente de lo que se va a comer, cenar y desayunar, a pensar todo el día en “esto si lo puedo comer y esto no lo puedo comer”.

Una persona que necesita aprender hábitos nutricionales saludables no debe hacerlo a través de un castigo, de una prohibición o de un control constante.

Esta situación genera ansiedad y frustración cuando no se cumple con el deber, induce a que te saltes la dieta a escondidas y finalmente a que te sientas culpable.

La persona que vive a dieta pasa por diferentes etapas cíclicas haciendo que su organismo pierda eficiencia metabólica para cada cambio de alimentación que se propone experimentar. Es decir, al organismo cada vez se le hace más difícil perder peso, se produce la resistencia ante la bajada de peso ya que se le está confundiendo con cambios continuos en la ingesta.

En la actualidad en España hay 5 millones de personas a dieta y, lo que es más preocupante, hasta el 60% de ellas opta por las dietas exprés o milagro para perder peso.

Dietas milagro

Las dietas “milagro” se puede definir como “aquella dieta que promete efectos sorprendentes sobre la salud, y particularmente sobre la pérdida de peso” (Basulto, 2012). Estas dietas:

  • Aseguran resultados de pérdida de peso en poco tiempo y sin sacrificio. Suelen presentarse con promesas atractivas.
  • Se basan en la eliminación de la ingesta de algún grupo de alimentos o de un nutriente concreto, ya sean grasas, proteínas o carbohidratos.
  • Incluyen en sus directrices unos listados de alimentos permitidos y alimentos prohibidos.
  • Pueden incluir el consumo de productos sustitutivos de comidas, como batidos o sobres de elevado coste económico.
  • Suelen contradecir las opiniones de médicos y nutricionistas ya que se basan en principios científicos no demostrados. Cuando hacemos una dieta muy restrictiva y en un periodo corto de tiempo, lo que se pierde es agua y masa muscular. Además de que el efecto rebote está servido en cuanto vuelves a la dieta que seguías anteriormente.
  • Son dietas exageradamente bajas en calorías que provocan una rápida bajada de peso. Estas no se pueden ni deben mantener en el tiempo.

Consecuencias psicológicas

Los tratamientos basados en dietas de restricción alimentaria tienen consecuencias psicológicas como depresión, irritabilidad, trastornos del sueño, alteraciones del humor, obsesiones con el alimento y hasta accesos bulímicos que acaban con un alto número de fracasos.

Se producen efectos como:

  • Mala relación con la comida: se genera el miedo a consumir según qué alimentos y la imposición de estas dietas puede acarrear ciertos trastornos del comportamiento alimentario.
  • Desmotivación y apatía: este tipo de dietas resultan monótonas y aburridas debido a la limitación de ciertos alimentos por lo que se pueden llegar a aborrecer y a abandonar fácilmente. No son nada motivadoras.
  • Aislamiento social: el hecho de llevar cualquier tipo de pauta que implique limitaciones estrictas de grupos de alimentos puede ser una dificultad a la hora de relacionarnos en un entorno lúdico ya que muchas actividades, cenas, celebraciones familiares de amigos y actividades culturales se llevan a cabo alrededor de un contexto gastronómico.
  • Sentimientos de frustración, depresión y ansiedad: al llevar a cabo este tipo de dietas se produce un ciclo reiterado de pérdida de peso seguida de un posterior efecto rebote, hecho que puede llegar a ser adictivo y frustrante a la vez.

CAMBIAR EL ENFOQUE

Se debe realizar un cambio a nivel de nutrición del concepto de dieta y del comportamiento que muchas personas tienen en relación a ella.

  • Hacer con un plan que no excluya ningún grupo de alimentos.
  • Unos buenos hábitos alimentarios «no pueden imponerse» y una buena nutrición «no debe basarse en una dieta exacta y estricta». Si se debe de cumplir que sea suficiente, no excesiva, equilibrada (55% de hidratos de carbono, 30% de grasas y 15% de proteínas), variada y adecuada.
  • Una nutrición adecuada es algo que se aprende; se tienen que ir incorporando hábitos nutricionales saludables de forma gradual en la vida de cada persona. Es como aprender a bailar que se aprende paso a paso.
  • Cualquier dieta debe adaptarse a los gustos, las costumbres, las creencias y las posibilidades de cada individuo, ya que comer no debe ser solo nutrirse. Es necesario disfrutar de las comidas.
  • La ingesta global de partida no debe ser muy pequeña ya que se puede elaborar un menú se aumente la cantidad de otros nutrientes como las verduras y las proteínas disminuyendo las grasas. La mayor parte del consumo de grasa debe ser a través de las grasas saludables que son las insaturadas.

CAMBIOS DE HÁBITOS PARA PERSONAS QUE SIEMPRE HAN ESTADO A DIETA

  • Desdietizar el cerebro de la persona. Se debe volver a reeducar en alimentación sobre un nuevo concepto que se centre en alimentos y no productos. También, trabajar el miedo que se ha inducido ante ciertos alimentos y comidas y, sobre todo, que se disfrute comiendo. Aprender una serie de técnicas que fomentan la conciencia plena de cómo comemos y reducir el hambre emocional.
  • La pauta nutricional se debe iniciar “disminuyendo los alimentos menos saludables”. Una vez que se consiga estabilizar la ingesta de estos alimentos, posteriormente se puede ir aumentando la cantidad de energía de forma gradual y en función del caso concreto para que el cuerpo se vuelva a adaptar a más disponibilidad de nutrientes y relajar los cambios que han surgido tras las pautas iniciales. Tened en cuenta que una dieta hipocalórica inferior a las 1.200 kcal es insuficiente a nivel nutricional.
  • Introducir y recomendar ejercicio físico adaptado e individualizado sobre todo para generar musculatura. No es posible tener un cuerpo sano sin dar recomendaciones específicas de entrenamiento de fuerza para potenciar el tejido debilitado.
  • Aligerar el foco del “peso” como único objetivo principal del camino hacia la estabilidad nutricional. Es de vital importancia considerar todos los beneficios de estar en nuestro peso adecuado que proporciona a la salud: mayor sensación de energía, mejora del tránsito intestinal, mejor calidad del pelo, piel y uñas, regularidad menstrual y mejora de la función reproductora, aumento del lívido y mejoras psicológicas al dejar de ser esclavos de la alimentación.

Es importante que un profesional de la nutrición pueda ir trabajando los siguientes aspectos de forma muy individualizada para que gradualmente la persona recobre la energía perdida y recupere mayor funcionalidad metabólica. Por eso, con mi Plan de alimentación aprenderás a comer bien y rico de forma duradera en el tiempo realizando las elecciones adecuadas para cada ingesta.

Por eso desde Ecomimarse creemos en un aprendizaje a través del Coaching Nutricional. Te ofrezco mi Programa “COCINAMOS CONTIGO” de esta temporada para que puedas llevar una alimentación sana, equilibrada y adquirir hábitos saludables durante esta temporada.

Programa Coaching Nutricional “Cocinamos contigo”

Ocho semanas de acompañamiento y formación nutricional repartidas en sesiones para que consigas una alimentación equilibrada que te ayude a estar fuerte, sano y feliz.

Si estás interesado, ponte en contacto con nosotros y te contaremos todo sobre el programa “Cocinamos Contigo-Método Come Biosano”.

Inscripciones y pago: www.ecomimarse.es

Escríbenos: martaguzman@ecomimarse.es

Un comentario sobre “NO HAGAS DIETAS Y MÁS DIETAS Y CENTRATE EN UNA ALIMENTACIÓN SALUDABLE ADAPTADA A TUS NECESIDADES

  1. Pingback: MÁS ALLÁ DE UNA DIETA: CAMBIA TUS HÁBITOS Y APRENDE A COMER DE FORMA SALUDABLE EL RESTO DE TU VIDA – ECOMIMARSE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *