NO TE COMPARES CON OTRAS PERSONAS Y CÉNTRATE EN LLEVAR UN ESTILO DE VIDA SALUDABLE

En esta sociedad cada vez es más difícil saber cómo dejar de compararme con otras personas o aprender a hacerlo desde un lugar más sano. Desde la comparación de nuestros cuerpos, hasta experiencias vitales, trabajos…

Sin duda, requiere esfuerzo cambiar este hábito, pero hará que tu vida sea mucho más feliz.

Cuando éramos pequeñas sólo nos comparábamos con nuestras compañeras de clase, las vecinas o nuestras mamás nos comparaban con nuestras primas. Hoy en día nos comparamos con miles de mujeres que seguimos en nuestras redes sociales. Ya no es solo la gente que nos rodea, son todas y todos aquellos que están en Instagram, el cuerpazo de esa mujer super musculada que sigues, las habilidades sobrenaturales de cocina, decoración, y fotografía que jamás logras alcanzar, etc.

Te propongo:

  1. Dejar de compararte y centrarte en ti mismo. Pon el foco en ti. Intenta ser capaz de observarte sin juzgarte. Muchas de las veces nos comparamos de forma sutil y automática. Pero cuando nos hacemos conscientes podemos empezar a responsabilizarnos y hacer pequeños cambios.

Limita tu atención a la vida de otras personas y reenfoca hacia ti. Hazte las siguientes preguntas:

  • ¿Qué me gusta de mi vida? ¿Quiero que mejore alguna cosa?
  • ¿Qué cosas buenas aporto yo en la vida de los demás?
  1. Realiza actividades que te sienten bien y poco a poco te demuestren la importancia de vivir tu propia vida mirando hacia dentro.
  2. Permítete ser imperfect@

Aceptarnos y abrazarnos en nuestras imperfecciones nos dará una nueva libertad.

Dejar de compararte con otras personas y quererse incondicionalmente es uno de los procesos más complicados, pero que más liberan. El bienestar viene de la aceptación y la comparación con uno mismo.

¿TE GUSTARÍA SABER QUÉ PASOS DAR PARA LLEVAR UN ESTILO DE VIDA SALUDABLE?

SIGNIFICADO DE LLEVAR UNA VIDA SALUDABLE

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) es un estado de completo bienestar físico, mental y social.

Los hábitos saludables son todas aquellas conductas que tenemos asumidas como propias en nuestra vida cotidiana y que inciden positivamente en nuestro bienestar físico, mental y social.

Llevar un estilo de vida saludable, impregnado de buenos hábitos genera una sensación de bienestar físico e interno, a corto y largo plazo. Dejar a un lado malos hábitos y elegir una vida sana, mejora tu estado de ánimo, previene a tu cuerpo de sufrir enfermedades crónicas, incrementa tu salud física y tu salud mental, y favorece el desarrollo cognitivo. Es un compromiso contigo mismo; una apuesta a ser mejor.

Los hábitos saludables te impulsan a ser mejor, te acercan a metas y te hacen sentir bien a corto y largo plazo.

ESTILO DE VIDA SALUDABLE

Todos llevamos una vida rápida y en el afán de cumplir con todas las demandas externas muchas veces sacrificamos nuestra calidad de vida. Una vida sana completa requiere momentos de tiempo libre para conectar contigo mismo; espacios que promuevan tu salud física y emocional para cuidar de ti mismo, llevar una alimentación saludable, realizar ejercicio físico y compartir con familiares y amigos.

Si no nos escuchamos y no tenemos en cuenta todos los aspectos mencionados, terminamos acarreando problemas de salud, enfermedades crónicas, enfermedades cardiovasculares a largo plazo, y a corto plazo empeoramos nuestro estado de ánimo y rendimiento.

Para llevar un estilo de vida saludable debemos equilibrar las demandas externas con las demandas internas.

HÁBITOS SALUDABLES

Adquirir hábitos saludables significa dar pequeños pasos en busca de mejorar y sentirte más sano y feliz. Cada pequeño cambio es un cambio que se debe aplaudir ya que se trata de mantener los cambios en el tiempo con paciencia ya tu ritmo.

1. Crear adherencia con buenos hábitos nutricionales.

No te impongas una “dieta” como si fuese un castigo. Llevar una dieta equilibrada tiene un impacto mucho más profundo que simplemente lucir de una determinada manera. Nuestro cuerpo responde a nuestros hábitos alimenticios y cada cosa que comemos genera una respuesta en nuestro organismo.

Sé perseverante con tu alimentación sana y crea adherencia sobre ella a medio plazo; obtendrás el resultado deseado de una forma natural y sana. Ten en cuenta que los resultados o consecuencias no se ven enseguida, pero comienzan en nuestro organismo desde el primer día.

2. Mantener un peso saludable “Sin obsesionarte”

Realiza entre 3 y 5 comidas al día, ajustando lo que comes a tu perfil y necesidades; te permitirá mantener un peso saludable y estable. Dedica tiempo a atender tu alimentación y adecua tu dieta a tus requerimientos.

3. Mejorar la calidad de tu alimentación

Elimina el consumo energético que proceda de grasas de baja calidad y/o dudosa procedencia y utiliza el aceite de oliva virgen extra como fuente principal de grasas a la hora de cocinar. Este paso es esencial para ir sintiéndote mejor y con más energía.

  • Aumenta el consumo de frutas, verduras y hortalizas, legumbres, huevos, cereales integrales y frutos secos. Además, intenta tomar pescado al menos, 3 veces por semana.
  • Elimina el consumo de alimentos energéticamente densos y pobres en micronutrientes como: refrescos, zumos comerciales, chocolate, helados o productos de repostería. Empieza reduciendo su consumo y poco a poco los vas eliminando de tu día a día para que se conviertan en consumo ocasional.

4. Hidratación

Cuando sentimos sed, significa que ya estamos deshidratados. Evitar llegar a esa sensación y mantener una hidratación constante, hará que nuestro cuerpo funcione mucho mejor. Incluso, muchas veces comemos de más, porque confundimos el hambre con la sed. También, la falta de hidratación puede generar ansiedad y dolor de cabeza.

El agua es el mejor líquido que podemos darle a nuestro cuerpo. Si te cuesta tomar agua, agregarle un toque de limón, piña o alguna fruta que te guste, puede ser un primer paso. Con el tiempo, le tomarás el gusto.

Toma 5/6 vasos de agua al día, intenta llegar a los 2 litros (incluso más según tu peso y altura).

5. Higiene personal

Cuidar nuestra higiene personal tiene efectos en la salud física y mental. Cuidar de nosotros mismos es darnos valor. Sentirnos limpios y cuidados eleva la sensación de seguridad y nuestra forma de enfrentar el día a día.

Puedes reservar un tiempo para un masaje o simplemente darte un baño relajante.

El concepto de higiene no sólo se refiere al aseo y limpieza del cuerpo, sino que afecta también al ámbito doméstico.

6. Ejercicio físico

El sedentarismo es causante de enfermedades a largo plazo; deteriora nuestro estado físico y mental; además, ocasiona un deterioro de la imagen física, que puede traducirse en baja autoestima, inseguridad y problemas emocionales.

Vale la pena tomarnos al menos 30 minutos al día y practicar actividad física. Es media hora a cambio de beneficios incontables. Puedes andar, correr, ir en bici, correr, nadar, ir al gimnasio.

Se recomienda hacer ejercicio físico principalmente por:

  • Activamos el sistema circulatorio, mejorando el riego sanguíneo adecuado al organismo, reduciendo las cifras de tensión arterial y elevando el colesterol que llamamos familiarmente “bueno”, lo que disminuye, en general, la posibilidad de problemas y enfermedades cardiovasculares. Facilitamos también la circulación venosa de las piernas, evitando varices, retención de líquidos, etc.
  • Al movernos, aumenta también nuestra flexibilidad, disminuyendo la rigidez que sufrimos con el paso de los años, que nos hace menos ágiles; y mantenemos el tono muscular. Nos ayuda a mejora la densidad ósea y perdemos grasa. Todo ello, hace que se reduzcan la torpeza, el cansancio y en general las limitaciones físicas. Incrementa nuestra vitalidad y favorece a la memoria y estimula la concentración.
  • Disminuye la ansiedad al liberar ciertas hormonas que mejoran el estado de ánimo.

7. Evitar Hábitos tóxicos

El tabaco, el alcohol y las drogas inciden de forma muy negativa sobre la salud. Parece un punto obvio, pero nos lo saltamos muy a menudo. El alcohol y el tabaco están muy integrados y aceptados socialmente. Cuando te dedicas a cuidarte y generar hábitos saludables fumar y beber desaparecen de nuestra vida porque nuestro organismo los rechaza.

8. Contacto con el medio ambiente

Estar en contacto con la naturaleza y el medio ambiente nos permite conectar con nuestra esencia como seres humanos; estimula la capacidad de asombro y la concentración. Estar cerca de la naturaleza, beneficia nuestra salud mental, estimula lo sensorial por encima del pensamiento. Reduce la fatiga mental y nos genera sensación de libertad estimulando la creatividad y disminuyendo el estrés.

9. Actividad social

La interacción entre seres humanos favorece la estimulación y desarrollo de nuestro cerebro. Estar con otras personas estimula la memoria, la sensación de pertenencia y la empatía con otros. Nos ayuda a sentirnos conectados y acompañados en el proceso. El ser humano es un ser social, por naturaleza. Sentirnos en vínculo con otros mejora nuestro estado mental y emocional. Las relaciones sociales son un aspecto fundamental para un envejecimiento saludable.

10. Conexión con nuestra esencia

Es importante incorporar momentos para conectarnos con nosotros mismos; para revisar si estamos en el camino correcto; para pensar en cómo nos estamos sintiendo y en la vida que estamos llevando. Es importante lograr un equilibrio entre nuestras responsabilidades externas y la responsabilidad de mantenernos sanos.

11. Vive estando más presente

Las redes sociales y la sobre-estimulación nos acostumbran a repartir nuestra atención en lugar de concentrarnos al 100% en una sola cosa. A veces, tenemos la mente en cualquier otra cosa, menos en lo que estamos haciendo y eso retrasa los resultados y nos desconecta.

La concentración permite avanzar de forma eficiente. La tecnología es un aliado en nuestro desarrollo, pero es importante rescatar la importancia de estar presentes en el sitio y el momento que estamos viviendo.

Para que adquieras un compromiso real con tu salud y adquieras hábitos saludables, te ofrezco el Programa Coaching Nutricional “Cocinamos contigo” de esta temporada de primavera para que puedas llevar una alimentación sana, equilibrada y adquirir hábitos saludables durante esta temporada.

Ocho semanas de acompañamiento y formación nutricional repartidas en sesiones para que consigas una alimentación equilibrada que te ayude a estar fuerte, sano y feliz.

Inscripciones: www.ecomimarse.es

Escríbenos: martaguzman@ecomimarse.es

Teléfono +34 676 91 49 77

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *