PARA ESTAR SANO Y CON ENERGÍA NECESITAS ESTAR COMPROMETIDO CON TU ALIMENTACIÓN y SALUD

“Comprometerse con una meta es el primer gran paso para conseguir una meta. El segundo es trabajar con perseverancia hasta llegar a ella”

HÁBITOS SALUDABLES: UN RETO Y UN COMPROMISO PERSONAL.

El mayor reto, en una sociedad como la nuestra, dominada por el estrés y los malos hábitos alimentarios, por las prisas y el consumo irresponsable de comida preparada, es comprometernos con nuestra salud. Apostar por una vida más saludable y mejorar nuestra calidad de vida es una apuesta win-win.

Una dieta saludable, mediterránea, descansar las horas necesarias, combatir el estrés con deporte o técnicas de relajación son los pilares necesarios para mantener una vida sana y equilibrada. A medida que avanza la edad, también aumentan los riesgos que ponen en riesgo un buen estilo de vida.

Adoptar hábitos adecuados para mantener nuestro cuerpo y nuestra mente en modo saludable, depende en buena parte del compromiso personal con nosotros mismos y la voluntad de vivir de forma equilibrada.

  • Hacer ejercicio cardiovascular al menos 30 minutos al menos 4 o 5 veces por semana; caminar y correr no necesitan de gimnasios ni horarios concretos.
  • Integrar alimentos saludables en la dieta habitual, porque los alimentos afectan directamente a la salud de corazón, el peso, el azúcar en sangre y el colesterol: verduras, frutas, legumbres, cereales, frutos secos y semillas, pescado, carnes blancas requieren un conocimiento nutricional y una planificación.
  • Descansar y dormir las horas suficientes (6 horas como mínimo) para el cuerpo pueda recuperarse del desgaste de la jornada y poder apartar la fatiga, física y mental que puede paralizarnos y dañar seriamente nuestra salud.

PROCESO DEL COMPROMISO

1. Conocimientos nutricionales y entorno familiar

Es importante conocer los alimentos que incluimos en nuestra dieta y los nutrientes que nos aportan para que sea equilibrada.

Es igualmente importante el entorno familiar que nos condiciona los gustos, hábitos y conductas. Tanto la presión como la permisividad excesiva en el caso de los niños suele conducir a malos hábitos de alimentación que afectan a la salud.

Debemos recuperar los sistemas familiares donde la comida se prepara a partir de alimentos frescos, naturales y sin procesar evitando la comida basura, los azúcares libres y las harinas refinadas.

2. Compromiso con uno mismo

El compromiso es un acto de voluntad para hacer lo que uno conscientemente quiere.

Sin embargo, vamos por la vida con “el piloto automático” puesto realizando cosas que dañan nuestra salud a corto y sobre todo al largo plazo, diciéndonos a nosotros mismos que las vamos a cambiar y modificar, pero realmente no hacemos nada al respecto.

El compromiso es uno de los valores más importantes ya que nos permite modificar nuestra conducta para mejorar nuestra vida en todos y cada uno de los ámbitos de ella.

Estamos inmersos en un mundo consumista en el que pensamos que abrir una bolsa de verdura salteada congelada o una lata fruta congelada es comer bien. Y no digamos de latas, envases y cajas… de las que no leemos los ingredientes que contienen, siendo alimentos de dudosa procedencia y calidad nutricional que suelen contener ingredientes añadidos que desconocemos.

Queremos comer bien, estar más saludables, pero no queremos comprar en los mercados, cocinar y tampoco evitar los alimentos que nos vende la industria alimentaria como “sanos”.

Es necesario un compromiso con uno mismo PIENSO, DIGO y HAGO UNA MISMA COSA.

En estos momentos la disciplina y el compromiso son valores que parecen no tener cabida en el mundo de la comida rápida, de la comida procesada y una vida con prisas sin tiempo de nada…ni de nuestra salud.

3. ¿Por qué no nos comprometemos?

El compromiso requiere tres aspectos: esfuerzo (modificar conductas), disciplina y adquirir consciencia.

Esto implica asumir que algo no se está haciendo bien e invertir tiempo para cambiar las cosas aunque vaya en contra de los establecido.

En un mundo acelerado, las metas son a corto plazo, los efectos deben ser instantáneos, el esfuerzo mínimo y sobre todo hay que ir con la corriente o con la moda.

ALIMENTARSE BIEN ES UN COMPROMISO DE POR VIDA.

Ir en contra de la industria alimentaria, de las modas y tendencias, las dietas y hábitos de consumo, la desinformación y el sistema entero, no es un tema sencillo. No hay forma de tener salud si no existe una base de alimentación que nutra tu cuerpo, cosa inalcanzable si no se utilizan alimentos frescos y naturales cocinados en nuestras cocinas.

Nos creemos que los yogures comerciales “son super sanos porque tienen probióticos”, que los cereales de caja son el desayuno perfecto y equilibrado, que las carnes procesadas y congeladas son nutritivas, que los quesos que se derriten como plástico son 100% de leche de vaca o cabra. Nos lo creemos porque queremos, porque estamos instalados en una vida cómoda de consumo… aunque esto realmente nos dañe. Sólo cuando se enciende alguna alerta puede que reaccionemos: alergia, intolerancia, dolores…

No nos comprometemos, simplemente porque no queremos.

1. Reconocer el problema

La industria alimentaria realmente ha marcado nuestra tendencia y nuestra forma de alimentarnos de acuerdo a los intereses del mercado. Lo sabemos y nos lo comemos aun sabiendo que no es sano…

Nos hemos convertido en personas incapaces de prescindir del “fast food”, los refrescos, las pizzas empaquetadas. Ingerimos cantidades absurdas de azúcares, harinas refinadas, sin ser capaces de concedernos unos meses, cambiar nuestros hábitos, crear una nueva forma de comer y de mantenerla toda nuestra vida. Los únicos responsables de esto somos NOSOTROS.

La comida lista para el consumo está llena de aditivos que provocan alteraciones en nuestro intestino y cerebro para crear adicciones y saciedad.

Cambiar la forma de comer requiere un gran esfuerzo.

2. Determinación y Proceso de cambio. Compromiso

El proceso de cambio tiene varias etapas.

2.1. Reflexión: “Lo estoy pensando”.

En esta primera etapa, estás pensando en el cambio y motivado para empezar. Podrías estar en esta etapa si:

  • Has estado pensando en un cambio, pero no estás listo para empezar.
  • Consideras que tu salud, tu nivel de energía o tu bienestar general mejorarán si desarrollas nuevos hábitos.
  • No estás seguro de cómo enfrentar los obstáculos que podrían impedir el cambio.

2.2. Preparación: “He decidido tomar cartas en el asunto”.

En esta segunda etapa, estás haciendo planes y pensando en ideas específicas que te sirvan.

  • Has decidido que va a cambiar y estás listo para tomar cartas en el asunto.
  • Has establecido algunas metas específicas que te gustaría cumplir.
  • Te estás preparando para poner su plan en acción.

2.3. Acción: “He empezado a hacer cambios”.

En esta tercera etapa, estás actuando según tu plan y haciendo los cambios que te propusiste lograr.

  • Has estado haciendo cambios en su alimentación, actividad física y otros comportamientos en los últimos 6 meses.
  • Te estás adaptando a cómo te sientes al comer más sano, estar más activo y modificar otros hábitos, como dormir más o reducir el tiempo de uso de pantallas.
  • Has estado tratando de superar cosas que a veces bloquean tu éxito.

2.4. Mantenimiento: “Tengo una nueva rutina”.

En esta última etapa, te has acostumbrado a tus cambios y los has mantenido durante más de 6 meses.

  • Tus cambios se han convertido en parte normal de su rutina.
  • Ha encontrado formas creativas de ceñirte a su rutina.
  • Has cometido errores y tenido contratiempos, pero has podido superarlos y progresar.

Aceptemos el reto de la vida: ganarle años a la vida con la mejora calidad posible. Voluntad, compromiso y escuchar nuestro cuerpo son nuestros mejores aliados.

¿HA LLEGADO TU MOMENTO DE ADQUIRIR EL COMPROMISO CON TU SALUD?

¿Quieres pasar de la reflexión a la preparación y la acción?

Te ofrezco el Plan de Coaching Nutricional COCINAMOS CONTIGO– Pack de Temporada para alimentarte de forma sana y adquirir hábitos saludables durante esta temporada.

Programa Coaching Nutricional “Cocinamos contigo” ONLINE

Ocho semanas de acompañamiento y formación nutricional repartidas en sesiones para que consigas una alimentación equilibrada que te ayude a estar fuerte, sano y feliz.

Si estás interesado, ponte en contacto con nosotros y te contaremos todo sobre el programa “Cocinamos Contigo-Método Come Biosano”.

Inscripciones y pago: www.ecomimarse.es

Escríbenos: martaguzman@ecomimarse.es

Teléfono +34 676 91 49 77

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *