BAJÓN A MEDIA TARDE ¿MERIENDA?

Ayer una client@ me comentó: “A mí a media tarde me da un bajón a eso de las 18:30h que no se imagina usted ¡Me apetece merendar!

Pregunto: Pero ¿qué merienda? ¿algo dulce?

Respuesta: “Yo meriendo muy sano; un café con leche, y cuatro galletas de avena de esas que son digestivas, aunque a veces tome un bizcocho, pero lo compro en un sitio que todo es muy casero de verdad”.

Seguro que muchos os habéis sentido identificados con esta conversación y lo cierto es que, a pesar de lo que pueda parecer, esta merienda no es sana ya que ninguna galleta industrial es recomendable ni siquiera, aunque se proclamen como repletas de fibra, light o digestivas.

¡Pero esto no significa a que no podamos merendar!

En este artículo os explicaré las alternativas saludables para llenarnos de energía por las tardes de forma sana:

¿Qué provoca la baja de energía?

El reloj interno del cuerpo tiene parte de la responsabilidad de este bajón de energía. El nivel de energía de todas las personas varía en un periodo de 24 horas, y para la mayoría de nosotros, el impulso de dormir no ocurre hasta después de varias horas pasada la media noche. Otro bajón, aunque no tan poderoso, también ocurre a media tarde.

Pero lo que consumes, y cuándo lo consumes, también influye. Los carbohidratos correctos te ayudan a mantenerte con energía todo el día.

Si por lo general tu nivel de energía cae en la tarde, es el MOMENTO DE ANALIZAR TUS HÁBITOS ALIMENTICIOS. Ese bajón de energía puede ser, en gran parte, porque no has provisto a tu cuerpo con la energía necesaria en el momento apropiado.

Veamos primero los carbohidratos que consumes:

El azúcar en la sangre (llamada glucosa) es lo que el cuerpo utiliza para obtener energía y sostenerte durante el día y proviene de casi todos los carbohidratos que consumimos, aunque cada tipo tiene diferentes efectos en los niveles de azúcar.

  • Cuando consumes alimentos dulces o que contengan mucha azúcar refinada, como la bollería, las bebidas gaseosas o el pan blanco, estos se digieren rápidamente, enviando una cantidad adicional de glucosa al sistema sanguíneo. Y por lo general no dura mucho tiempo. Eso es porque el cuerpo prefiere cuando el azúcar entra al sistema de forma más lenta y constante.
  • Cuando envías demasiada azúcar y carbohidratos refinados al organismo, el azúcar en la sangre aumenta y el cuerpo se “autocorrige” bajándolo drásticamente. Cuando la glucosa baja, es cuando comienzas a querer consumir dulces, bollos y bocadillos poco saludables para poder aumentar el nivel de azúcar nuevamente.

Muchas personas tienen una baja de energía en la tarde porque consumen los carbohidratos equivocados. Comienzan el día con un cereal dulce, lo que causa que el azúcar aumente y, de la misma forma, baje rápidamente. Esto puede crear antojos de cosas dulces, lo que puedes satisfacer con un caramelo o un pancito, y repetir el círculo. Ya que no le estás brindando al cuerpo energía constante y duradera, el nivel de energía puede parecer una montaña rusa durante todo el día.

SOLUCIÓN

¿Qué y cómo comer para mantener el nivel de energía?

Para mantener los niveles de energía y evitar la caída de energía en la tarde, necesitas consumir comidas bien equilibradas; necesitas comer en intervalos de algunas horas. Las personas que se saltan comidas no pueden funcionar durante todo el día. Al no comer durante intervalos regulares, el azúcar de la sangre decae, y con este también decae tu energía.

De la misma forma que el no comer suficiente puede absorber la energía, el comer demasiado a la hora del almuerzo puede hacerte sentir cansado en la tarde. (Algunas personas hacen ambas cosas, no desayunan y comen un almuerzo grande porque tienen demasiada hambre, y luego se preguntan por qué se sienten sin energía durante el día.) Cuando comes alimentos pesados y en gran cantidad, necesitas mucha energía para poder digerir los alimentos. A medida que el cuerpo envía sangre hacia el sistema digestivo para ayudar en la digestión, comienzas a sentir que necesitas una siesta.

  • Se necesita una distribución adecuada de las ingestas a lo largo del día. Por ejemplo:
    • Desayuno (20-25% de calorías totales)
    • Almuerzo/Media mañana (10% de las calorías totales)
    • Comida (35 % de calorías totales)
    • Merienda (10% de calorías totales)
    • Cena: (20-25% del total).
  • Permanecer bien hidratado también es importante. Estar deshidratado puede afectar tu estado de ánimo y la habilidad de pensar claramente. Mantén agua y tés de hierbas a la mano y toma sorbos a lo largo del día.
  • Utiliza siempre desde el desayuno carbohidratos de los alimentos como verduras, frutas enteras o granos enteros (cereales integrales), tardan más tiempo en digerirse. En vez de causar un aumento en el azúcar de la sangre, comer estos alimentos permite que la glucosa entre al sistema sanguíneo de forma más lenta y ayude a proveer energía constante por un periodo de tiempo más largo.
  • Los alimentos con proteína también ayudan a que las comidas sacien el apetito por más tiempo. Un desayuno y una comida equilibrados que incluyan proteína magra son un antídoto contra la caída de energía durante la tarde. Asegúrate que tu comida incluya proteína baja en grasa para ayudarte a combatir el hambre, y carbohidratos saludables como una fuente de energía contante.

¿Quieres un “Método personalizado” para alimentarte sanamente?

Es el momento de aprender con Ecomimarse gracias al PACK COCINAMOS CONTIGO-temporada con el Método COME BIOSANO. Un acompañamiento de Coaching Nutricional personalizado y adaptado a ti y tus necesidades concretas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *