MITOS DE LA DIETA VEGETARIANA

Las dietas vegetarianas están adquiriendo cada vez más relevancia. Se estima que actualmente en Europa entre un 3 y un 8% de la población es vegetariana.

En su día conocida como ‘la revolución verde’, hoy es una tendencia consolidada. Las dietas vegetarianas y veganas, una rareza tan solo cinco años atrás, son ya una importante elección de consumo en España. Casi un 10% de la población se considera ‘veggie’ y ya hay 3,8 millones de consumidores que apuestan por el verde, según datos del estudio The Green Revolution. Detrás de este interés hay una doble inspiración: el deseo de reconectar con la naturaleza a través de una alimentación más saludable y la necesidad de optar por un estilo de vida sostenible.

En efecto, el 10% de los españoles (más de 4 millones de personas) afirma tener una dieta primordialmente vegetal. También se subrayó que la población veggie ha aumentado en un 27% en los últimos dos años y se indica que el 35% de los españoles ha mermado o eliminado su consumo de carnes rojas en el último año.

No obstante, en las encuestas realizadas por este diario británico se resalta que el 47% de los españoles desconoce las diferencia entre veganos y flexitarianos, aunque muchos se consideren del segundo grupo. Esta desinformación llama la atención dada la existencia de abundantes datos y explicaciones sobre el veganismo en distintas plataformas virtuales, además de la nítida difusión que le hacen personajes famosos como Natalie Portman, Rooney Mara, Joaquin Phoenix, Evanna Lynch, Alejandro Sanz, entre otros. Es probable que las fluctuaciones en los porcentajes sobre el veganismo se deban a las respuestas confusas.

Una persona vegana es aquella que sigue una estricta dieta donde no hay posibilidad de admitir carnes rojas ni blancas, ni tampoco derivados de estas, siendo la ingesta exclusivamente de vegetales, frutas y productos respetuosos de esta ética. Los veganos refuerzan su cuidadosa dieta con determinados suplementos alimenticios. Por ejemplo, proteínas veganas para incrementar la ingesta de vitamina B12, pues esta sustancia no se encuentra en ningún vegetal o alga. También se suele incluir el tofu y la soja texturizada, elementos muy comunes en la composición de la carne vegana.

En cambio, un flexitariano es aquella persona que estructura su alimentación según los parámetros de la dieta vegana, dando prioridad a las frutas, verduras, legumbres, etc., pero que eventualmente, por diversos motivos, consume cierto tipo de carnes o productos derivados de estas.

¿QUÉ ES UNA DIETA VEGETARIANA?

La alimentación vegetariana es una opción dietética que favorece el consumo de alimentos de origen vegetal y la reducción o eliminación total de los alimentos de origen animal.

El vegetarianismo es un término que se utiliza para designar hábitos alimentarios que tienen en común la exclusión de los alimentos animales y que van desde situaciones en las cuales únicamente se restringe la ingesta de carne, pero se consumen huevos y leche, hasta formas de alimentación mucho más restrictivas, que no incluyen absolutamente nada más que alimentos vegetales.

De hecho, según la International Vegetarian Union, el vegetarianismo es: “Una dieta de alimentos derivados de plantas, con o sin productos lácteos, huevos y / o miel”

Por tanto, en realidad, bajo el término “vegetariano” se puede englobar a una persona que consume huevos, leche y miel. Dicho lo cual, muchos lo usan para referirse a una persona que sigue una alimentación cien por cien vegetal, y especifican si consume lácteos, huevos o miel con los prefijos lacto-, ovo-, o api- según corresponda.

Aunque existen diferentes clasificaciones de las dietas vegetarianas, la más extendida es la siguiente:

  • Dieta vegetariana estricta. Únicamente consumen alimentos vegetales: cereales y semillas, legumbres, frutas y verduras.
  • Dieta lacto-vegetariana. Además de vegetales, pueden consumir leche y productos lácteos. La mayoría de vegetarianos de la India y aquellos provenientes del Mediterráneo son, de hecho, lacto-vegetarianos, y fueron los primeros vegetarianos en aparecer y crear esta dieta de la cual derivan las demás dietas de este tipo. Muchos quesos no son consumidos por los lacto-vegetarianos, si se cuajan con los estómagos de animales.
  • Dieta ovo-vegetariana. Consumen, además de vegetales, huevos.
  • Dieta ovo-lacto-vegetariana. Están permitidos los alimentos vegetales, los huevos y los productos lácteos, pero no la carne ni el pescado. Esta es la variante más común en la cultura occidental.
  • Vegana. Además de seguir una dieta vegetariana estricta, excluyendo todo producto de origen animal, incluidos huevos, lácteos y miel, también evitan el uso de productos de origen animal en el resto de ámbitos de su vida: vestimenta, ocio, etc., ya que consideran que todos estos productos y actividades implican la explotación de animales derivada de una actitud discriminatoria.

MITOS DE LA DIETA VEGETARIANA

Existen muchos mitos sobre si una dieta vegetariana es saludable o no. Existen muchos nutricionistas y médicos cada vez más especializados en este tipo de dietas muy formados y con gran conocimiento. Así hay cada vez más bibliografía en castellano al respecto y ni o puedo dejar de citar varios autores que considero relevantes como Joan Sabaté (Libro: “Nutrición vegetariana”; Julio Basulto (con libros como “Más vegetales menos animales”; “Alimentación vegetariana en la la infancia”), Juanjo Cáceres, Lucía Martínez Arguelles (Libros como “Vegetarianos con Ciencia” y “Vegetarianos concienciados”); Álvaro Vargas (“Vegesanisimo” o “A comer se aprende” ) y mi querida Carla Zaplana (“Come Limpio”).

Por eso, aquí recogemos las preguntas más frecuentes sobre la dieta vegetariana y los mitos asociados a este tipo de dieta.

  1. Las dietas vegetarianas no son saludables
  2. Las dietas vegetarianas no son válidas para niños y embarazadas
  3. La dieta vegetariana es mucho más saludable que la omnívora
  4. La dieta vegetariana es deficitaria en algunos nutrientes
  1. Las dietas vegetarianas no son saludables

“Las dietas vegetarianas, incluyendo las veganas, planificadas de manera adecuada, son saludables, nutricionalmente adecuadas y pueden proporcionar beneficios para la salud en la prevención y el tratamiento de ciertas enfermedades”

Sin duda entre los principales beneficios de una dieta vegetariana correctamente planificada se incluye el bajo aporte de grasas saturadas que contienen los productos de origen animal, así como el nulo aporte de colesterol derivado de estos.

Por otro lado, quien opte por el vegetarianismo podrá aumentar su consumo de fibra, lo que influirá positivamente en la menor prevalencia de cáncer de próstata y de cáncer de colon. Además, otros beneficios de este tipo de alimentación son su poder cardioprotector, su reducción del riesgo de obesidad y de diabetes tipo 2.

  1. Las dietas vegetarianas no son válidas para niños y embarazadas

Estas dietas son apropiadas para todas las etapas de la vida, incluyendo el embarazo, la lactancia, la infancia, la niñez, la adolescencia, la edad adulta, así como para deportistas. Las dietas basadas en alimentos de origen vegetal son más sostenibles para el medio ambiente que las dietas ricas en alimentos de origen animal porque utilizan menos recursos naturales y se asocian con un impacto ambiental mucho menor.”

Según la Asociación Americana de Dietética (ADA) las dietas vegetarianas bien planificadas son apropiadas para todas las etapas del ciclo vital.

  1. La dieta vegetariana es mucho más saludable que la omnívora

La respuesta es un rotundo NO, cualquier tipo de dieta mal planificada, incluya o no productos de origen animal puede ser perjudicial para nuestra salud, provocando déficits nutricionales o malnutrición.

Además, debemos de tener en cuenta que cada vez podemos encontrar más productos aptos para veganos y vegetarianos en el supermercado de muy baja calidad nutricional, ya que se encuentran repletos de harinas refinadas, azúcar y grasas de mala calidad. Por lo tanto, consumamos o no productos de origen animal debemos prestar atención a nuestra alimentación, realizar buenas elecciones a la hora de hacer la compra y cuidar nuestra dieta.

  1. La dieta vegetariana es deficitaria en algunos nutrientes

Las personas que siguen una alimentación vegetariana deben prestar especial atención a la planificación de la dieta y establecer las modificaciones dietéticas necesarias para satisfacer sus necesidades. El consejo nutricional por parte de un nutricionista vegetariano es aconsejable para conseguir una dieta variada y saludable. La nutrición vegetariana debe evaluar el aporte de nutrientes específicos como el calcio, hierro, vitamina B12, vitamina D y ácidos grasos w-3.

Si la dieta no incluye lácteos habrá que prestar atención al calcio y la vitamina D, y organizar la misma incluyendo otros alimentos vegetarianos (de origen vegetal) que aporten cantidades apreciables de calcio y garantizar la exposición al sol diariamente.

En algunas situaciones será recomendable la suplementación para aportar nutrientes específicos, como por ejemplo la suplementación con vitamina B12 si sigues una dieta vegana equilibrada.

Es muy importante tener en cuenta que a la hora de nutrirte correctamente siguiendo este tipo de dietas, es conveniente consultar a un especialista en nutrición que te puede aconsejar y ayudar a mejorar tu ingesta para que sea equilibrada y no tengas déficit de ningún nutriente.

Recomendaciones de lectura:

Artículo: “Feeding the world into the future – food and nutrition security: the role of food science and technology” de Jenny (Jingxin) Tian,Brian C. Bryksa &Rickey Y. Yada; Pages 155-166, Published online: 05 May 2016

https://www.tandfonline.com/doi/full/10.1080/21553769.2016.1174958

Para mediados de siglo, la población mundial superará los 9 mil millones de personas, lo que significará una mayor demanda de alimentos, agua, tierras cultivables e impactos ambientales disponibles. Los problemas de inocuidad alimentaria, las deficiencias nutricionales, las pérdidas postcosecha, las inconsistencias normativas y las actitudes de los consumidores son todos desafíos sorprendentes que deben cumplirse para mantener la seguridad alimentaria y la sostenibilidad. Las posibles soluciones incluyen avances en tecnologías de procesamiento de alimentos, nanotecnología, formulaciones alimentarias innovadoras y el uso de enfoques genómicos que se manifiestan en ejemplos como fuentes de proteínas alternativas, harina de insectos, nutrigenómica, impresión de alimentos en 3D, biomimetismo, ingeniería de alimentos y tecnología de fusión. Las organizaciones internacionales como la Unión Internacional de Ciencia y Tecnología de los Alimentos también desempeñan un papel importante en la garantía de los suministros alimentarios del mundo al proporcionar experiencia a través de sus respectivas membresías en los países. La presente revisión aborda las funciones de la ciencia y la tecnología alimentarias para hacer frente a los desafíos actuales e investiga posibles soluciones para alimentar al mundo en un futuro próximo.

#programasnutricon #alimentacionsaludable #alimentacionecologica #nutricionsana #comesano #ecomimarse #ecomimarse_nutricion #alimentosecologicos #ecologica #nutricionsaludable #recetas #recetasana #recetasaludable #recetasencilla #coachingnutricional

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *