REACCIONES ADVERSAS DE LOS ALIMENTOS. ALERGIAS E INTOLERANCIAS

Algunos de vosotros me comentáis que tenéis determinados problemas digestivos al ingerir determinados alimentos. A veces ya tenéis el diagnóstico concreto de “intolerancia a la lactosa” o “celiaquía” pero muchos de vosotros desconocéis qué os sucede. A menudo hablamos de alergias alimentarias e intolerancias alimentarias indistintamente, sin tener en cuenta que se trata de dos afecciones muy diferentes que, aunque a veces puedan presentar síntomas parecidos, no tienen nada que ver entre sí.

Las reacciones adversas de los alimentos pueden ser de varios tipos

Reacciones tóxicas: Son aquellas que pueden afectar a cualquier persona cuando esta se expone a compuestos tóxicos presentes en el alimento. Estos tóxicos pueden ser a su vez:

  • Tóxicos externos: son producidos durante el procesamiento de los alimentos o por contaminantes (toxinas bacterianas como las de Clostridium botulinum que ocasiona el botulismo, venenos, pesticidas o fertilizantes, metales pesados como mercurio, cromo, etc.)
  • Tóxicos internos: son los naturales del alimento (como los de las setas venenosas, por ejemplo).

En las reacciones tóxicas la respuesta depende de la dosis de tóxico ingerida y no de la susceptibilidad individual, por lo que, de alguna manera, este tipo de reacciones son predecibles. Sus manifestaciones son semejantes a las de las reacciones alérgicas.

Reacciones no tóxicas: Están provocadas por sustancias que no son tóxicas y solo afectan a determinados individuos susceptibles. Dentro de este grupo encontramos:

  1. Reacciones alérgicas, cuando son producidas por un mecanismo inmunológico y tienen lugar tras la ingesta de un alimento, incluso en cantidades muy pequeñas. Para poder hablar de una verdadera alergia, la reacción del cuerpo debe ser frente a las proteínas de los alimentos.

El mecanismo de las alergias normalmente implica a los anticuerpos de tipo inmunoglobulina E (IgE), aunque puede no ser así.

  • Reacciones alérgicas inmediatas o mediadas por IgE. Son producidas por acción de los anticuerpos conocidos como inmunoglobulinas E (IgE), generalmente inmediatamente después de la ingesta del alimento, con síntomas de tipo cutáneo (urticaria, angioedema), respiratorio (rinoconjuntivitis, broncoespasmo), gastrointestinal (diarrea, vómitos) y anafilaxia. En este grupo se incluye la alergia a las proteínas del huevo o a las proteínas de la leche de vaca.
  • Reacciones alérgicas tardías o no mediadas por IgE (antes se las denominaba intolerancias). En este caso la respuesta es retardada, no manifestándose tan directamente en relación con la ingesta del alimento, la evolución del cuadro clínico es más crónica, y no mejora en pocas horas después de eliminar el alimento. En este caso, aunque también interviene el sistema inmune, no se han definido los mecanismos con tanta precisión: participan células y/o anticuerpos. Los síntomas varían de una persona a otra, desde cuadros que simulan una reacción sistémica (se inflama todo el cuerpo) hasta síntomas de tipo digestivo (enfermedades digestivas eosinofílicas y enteropatías por proteínas de los alimentos), cutáneo (dermatitis atópica), respiratorio o neurológico.

El principal exponente de alergia tardía o no inmediata es la enfermedad celíaca.

  1. Reacciones de intolerancia. En este caso, el organismo no puede asimilar correctamente un alimento o uno de sus componentes, y a diferencia de las alergias no interviene el sistema inmune.

Entre las causas de intolerancia a los alimentos, se encuentran las deficiencias enzimáticas, los efectos farmacológicos y otras no tan bien conocidas. La frecuencia de este tipo de reacciones es entre 5 y 10 veces mayor que la frecuencia de las alergias.

Ejemplos característicos son la intolerancia a la lactosa y las intolerancias a otros azúcares o la intolerancia a algunos aditivos como los sulfitos.

  • Intolerancias enzimáticas. Dado que el proceso digestivo depende de la acción de enzimas capaces de degradar los alimentos, la intolerancia puede deberse a un fallo de estos procesos, debido a deficiencias enzimáticas. Así, las intolerancias alimentarias se pueden producir por un déficit de enzimas implicadas en el metabolismo de los azúcares, como, por ejemplo, la intolerancia a la lactosa, producida por un déficit de la enzima lactasa o intolerancias a la fructosa y al sorbitol y otras.
  • Intolerancias farmacológicas. Se producen en personas que reaccionan de manera patológica a aminas vasoactivas, que se encuentran en algunos alimentos de forma natural, como por ejemplo la histamina.
  • Intolerancias indeterminadas. En este grupo se incluyen las reacciones frente a los aditivos alimentarios o la intolerancia psicológica, que es una reacción física desagradable causada por emociones asociadas al consumo de un alimento, más que al alimento en sí mismo. En este caso, los síntomas se presentan si el alimento se reconoce, pero no cuando se presenta de forma que no puede ser identificado.

ALERGÍA E INTOLERANCIA

Tanto las alergias como las intolerancias alimentarias son reacciones adversas causadas al comer un alimento o alguno de sus componentes. Las reacciones pueden ser de distintos grados (de muy leve a muy grave). Aunque las dos provoquen reacciones, lo cierto es que el mecanismo por el que se desencadenan es la gran diferencia entre intolerancia y alergia.

A grandes rasgos en el caso de las alergias interviene el sistema inmune, que reacciona ante una sustancia amenazante, mientas que en la intolerancia está implicado el metabolismo.

¿Cuál es la diferencia entre alergia e intolerancia alimentaria?

  • La alergia ocurre cuando el sistema inmunitario, que normalmente lucha contra las infecciones, interpreta que determinado alimento es un invasor. Se produce cuando el organismo entra en contacto con un alérgeno, es decir una sustancia que el organismo identifica como una amenaza y para defenderse de ella desencadena un proceso inflamatorio mediante la producción de anticuerpos IgE por parte del sistema inmune liberando histamina, causando desde rojeces, erupciones o lagrimeo hasta edemas, inflamación de labios y boca, problemas respiratorios o shock anafiláctico, una reacción alérgica grave que puede causar la muerte.
  • La intolerancia, sin embargo, se produce cuando el organismo no es capaz de procesar o digerir un compuesto de los alimentos, significa que el cuerpo de la persona no puede digerir bien determinado alimento, o que un alimento en particular le irrita el sistema digestivo. Esto puede causar problemas digestivos, como náuseas, vómitos, inflamación y dolor abdominal, retortijones y episodios de diarrea. Una intolerancia alimentaria también puede estar detrás de problemas dermatológicos, como acné; neurológicos, como dolor de cabeza o migraña, y endocrinos, impidiendo la pérdida o control del peso. Aunque la intolerancia puede ser molesta y tener un impacto negativo en la calidad de vida, no es tan peligrosa o grave como una alergia.

DIFERENCIAS EN SUS SÍNTOMAS

Otras diferencias entre las alergias y las intolerancias están en sus síntomas.

ALERGIA. La reacción es inmediata y, una vez identificada la causa, basta con evitar el alimento para prevenir cualquier episodio alérgico.

Aun así, pueden aparecer reacciones alérgicas cruzadas por contaminación, es decir porque comemos algo que ha estado en contacto con el alimento que nos causa alergia.

INTOLERANCIA. En este caso, la intolerancia, los síntomas aparecen un tiempo después de comer y existe la posibilidad de que desaparezca con los años o de reeducar al organismo para que pueda aceptar poco a poco el alimento que causa el problema.

¿Tienes algún síntoma que te haga sospechar que tienes una intolerancia?

Es importante acudir al médico especialista para que nos ayude a identificar el alimento que la causa.

Lo primero que debes saber es que el Digestivo/Alergólogo/Endocrino, si lo cree conveniente, manda al paciente realizarse las pruebas de lactosa, fructosa y gluten, sin embargo, el test de intolerancia alimentaria en sí, es una prueba privada que el paciente solicita por su cuenta y recibe los resultados

Este tipo de test se suele repetir cada 6 meses aproximadamente, aunque siempre será el médico especialista quién lo determine.

¿Cómo se realizan las pruebas de intolerancia alimentaria?

El especialista en Endocrinología y Nutrición o en Digestivo, nos puede hacer un test de intolerancia alimentaria a través de una sencilla extracción de sangre, de esta manera se analiza nuestra posible intolerancia a más de 200 alimentos.

Una vez identificados los alimentos a los que somos intolerantes, el especialista puede diseñar una dieta personalizada que nos ayude a mejorar nuestra calidad de vida.

¿Cómo se realizan las pruebas de alergia?

El alergólogo especialista es quién hace las pruebas de la alergia a alimentos analizando una pequeña muestra de sangre, así, podemos saber si somos alérgicos a través de un test específico que determina la alergia a los 20 alimentos más alergénicos de una dieta común.

Una vez determinada la alergia, el especialista pautará el mejor tratamiento preventivo y terapéutico para nuestro caso, que puede incluir:

  • Prohibición total del alimento.
  • La inducción oral de tolerancia (administración de pequeñas cantidades del alimento de manera controlada hasta generar cierta tolerancia).
  • La inmunoterapia, basada principalmente en vacunas sublinguales.
  • La administración de fármacos que pueden interferir en la reacción inmunológica que ocasiona la alergia.

Es necesario conocer y estar correctamente diagnosticado para poder llevar una alimentación sana con los macronutrientes necesarios de forma que un especialista en nutrición puede adaptar a tus necesidades concretas.

Para que tengas en cuenta determinadas intolerancias, sepas qué comer y adquieras hábitos saludables, te ofrezco el Programa Coaching Nutricional “COCINAMOS CONTIGO” de esta temporada de primavera para que puedas llevar una alimentación sana, equilibrada y adquirir hábitos saludables durante esta temporada.

Ocho semanas de acompañamiento y formación nutricional repartidas en sesiones para que consigas una alimentación equilibrada que te ayude a estar fuerte, sano y feliz.

Inscripciones: www.ecomimarse.es

Escríbenos: martaguzman@ecomimarse.es

Teléfono +34 676 91 49 77

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *